Un lenguaje sin negaciones

Antes de nacer estamos en ese ambiente perfecto sin saber del mundo, no hay distinciones entre nosotros y nuestra madre; entonces es que nacemos y a pesar de abrir nuestro ojos, aun no podemos ver. Solo veríamos manchas y luces hasta que con el tiempo nuestros ojos aprenden a distinguir formas y tamaños. Se da…